SIETE REFERENCIAS DE PUNK INTERNACIONAL— POR DANI MUGRETONE

ESPECIALES Publicado por

“Dani Mugretone, escritor, ilustrador, ideólogo, pensador, agitador, provocador…” Así comienza la entrevista que la gente de Chopper Monster ha publicado recientemente, en su muy recomendable blog, a Dani, también conocido como “Mugretone”. Con un tremendo curriculum en lo suyo (que ya les gustaría encontrar a muchos directores de recursos humanos de algunas grandes multinacionales), entre sus múltiples proyectos caben destacar bandas como Webelos, Grupo Sub 1, Las CrucesTendido Cero, y plataformas de difusión musical como el blog Solo es Punk si yo lo digo, o el sello discográfico Discos de Mierda, entre muchos otros. Dani es la PERSONA cuya aportación personal no podía faltar en esta cuarta REVIEW de género dedicada al PUNK.  Así que, ¡señoras y señores…pasen y lean!

Imágenes de algunos de los múltiples proyectos de los que forma parte  Mugretone

NOW THAT’S WHAT I CALL QUITE PUNK.

Por Dani Mugretone

Muchas veces me han preguntado qué es el Punk, otras muchas lo he explicado sin que me lo preguntasen. La cosa se puede resumir en menos de una línea: el Punk es una palabra de 4 letras. Harías muy bien en no complicarte la vida y aceptar esta definición sin rechistar, porque es la única correcta. Si prefieres complicarte, y puede que hasta enfadarte, sigue leyendo…

Para muchos el Punk es un estilo de vida. Un estilo de vida que, por cierto, no tiene nada que ver con el estilo de vida de los primeros Punks, los que crearon el “movimiento”. Aquellos primeros Punks, ya hablemos de los americanos (Ramones) o de los ingleses (Sex Pistols) no vivían en okupas, no eran veganos, no hacían “obra social”, no eran anarquistas, ni mucho menos comunistas… De hecho a los Ramones se les suele acusar de ser un poco de derechas y los Sex Pistols y toda la gente que giraba en torno a ellos en aquella época, Malcolm Mclaren mediante o no, pasaban olímpicamente del compromiso político. Usaban tanto la A de anarquía como la esvástica solo para provocar. Luego, poco a poco, parece que los del sector politizado se apropiaron del concepto “punk” y gente como CRASS empezaron a crear comunas y a dictar “reglas”. Se supone que el Punk surgió, entre otras cosas, como un rechazo a los hippies, y van estos y hacen comunas!!! También se supone que el Punk nació sin reglas y como algo que tenía que ver con el individualismo, y acabó convirtiéndose en una tribu urbana llena de normas (no puedes hacer esto, no puedes hacer lo otro) que se congregaba como ovejitas en la comuna de turno.

Nada de eso tenía que ver con el Punk. Reconozco que son elementos que se pueden dar junto al Punk (también junto al Rap o al Heavy Metal o incluso junto a la Polka), pero ninguno de esos elementos hace punk al Punk. El Punk nació incorrecto, vacilón, como una bofetada contra la sociedad de la época, sí, pero sin predicar nada, si aportar soluciones. El Punk consistía solo en cagarse en la sociedad, en reírse de ella, en provocar a las mentes alienadas de la época. No hay futuro y punto. No se trataba de buscar un futuro decente, ni siquiera de sobrevivir, bastaba con que te importase tres pimientos el futuro. La actitud no era “usemos energías limpias o acabaremos con el planeta” o “no puedes comerte a un animal, es un ser vivo que sufre”. La actitud era “la energía nuclear puede acabar con nosotros, bien, adelante, úsala, me importa una mierda” o “como lo que me da la gana porque me da la gana tenga ojos o no los tenga”. Yo soy yo y me importan una mierda los demás y el planeta entero.

Pero ni siquiera esa actitud, que si está muy asociada al Punk de verdad, al del inicio, hace que un grupo, una canción, se convierta en Punk. El Punk es ante todo un estilo musical, igual que lo es el Pop o el R’N’R. Hay unos parámetros, una especie de guías sónicas, una forma de sonar, que hace que esa canción sea Punk o no lo sea. Un tema de Rock duro interpretado por cuatro tíos con crestas, por muy “punkies” que sean ellos, no es Punk. Ya sé que diréis que entonces eso es una “regla”. Lo es. Si quieres estar dentro de un estilo de música determinado tienes que sonar de una manera concreta. Lo que no tiene reglas dentro del Punk es lo demás, la actitud, las pintas (o no pintas) de sus componentes, su condición social, sus tendencias políticas (o la ausencia de ellas). Así un grupo puede hacer música Punk siendo sus componentes unos pijos (eso no influye en el sonido). Mira Los Nikis. No hace falta llevar una imagen determinada ni ser un macarra-busca-broncas para que una canción suene Punk. Ahora dirán algunos aquello de: “entonces no es auténtico”. A ver, ¿quién es auténtico? ¿James Dean? Está muerto. Si quieres ser un cadáver como él, adelante. Es absurdo pensar que solo pueden ser Punks individuos de la clase obrera. ¿Quién crees que les pagó sus primeras guitarras a muchos Punks que admiras? A no ser que pienses que solo son Punks aquellos que robaron las guitarras. Entonces puedes quemar el 99’9% de tu colección de discos.

Por supuesto, por si no ha quedado claro, hablo de lo que para mí es el Punk. Este artículo lo estoy escribiendo YO. Recapitulemos. Entonces tenemos que el Punk es un estilo musical y también tenemos unas determinadas actitudes, llamémoslas provocativas, que suelen ir asociadas a los grupos que crearon todo este tinglado. Repito que incluso estas actitudes pueden desaparecer y la canción sigue sonando Punk. No obstante, lo que a mí me atrajo del Punk fueron ambas cosas. Y a la hora de señalar a mis grupos favoritos o a aquellos que me influyeron a la hora de coger una guitarra y ponerme a destrozar las cuerdas son las dos cosas que he tenido presentes y que siempre he defendido y defenderé. Y este texto es el que sirve de introducción, de excusa, para ponerme a hablar de esos grupos, que es lo que me han encargado que escriba.

LOLI AND THE CHONES

https://www.youtube.com/watch?v=KnoZS8HixIU

Hace unos años, muchos, cuando me preguntaban por mi grupo favorito la respuesta cambiaba cada mes. A veces eran los Cramps, otras Angry Samoans, otras Desechables, otras Familia Real… y otras muchas no sabía qué contestar, porque había demasiados grupos favoritos peleándose por ocupar mi plato el mayor número de veces.

Pero desde que conozco a este grupo, desde mediados de los 90, Loli And The Chones son mi grupo favorito, sin rival alguno. Aún no hay ninguna banda que les pueda superar. Pocos, o ninguno, han sabido cautivarme como ellos. Y eso que desde que se separaron hasta hoy ha llovido mucho y he descubierto a grandes grupazos que me han gustado mucho como Le Shok, Subtonix, Secret Prostitutes, Leonor SS

La primera referencia de este trío californiano formado por dos hermanos de ascendencia mexicana, Chris (guitarra) y Michelle (batería) Santamaría y su compañero de correrías Vince Maldonado al bajo, data de 1996. Se trata de un single que suena fatal con cuatro canciones y portada de fotocopia en blanco y negro editado por Repent. Al año siguiente, Greg Lowery, el capo de Rip Off (más adelante hablo de él) se fijó en ellos y les sacó un 7” en su sello. Por aquel entonces nosotros pillábamos todo lo que sacaba Rip Off records y fue así cómo conocimos a estos pendejos. El single solo contenía dos temas y lo cierto es que, aunque fuesen bastante descacharrantes y estridentes (era la época en que el LO FI triunfaba), no me llenaban lo suficiente aún para elevarles a la categoría de mis grupos preferidos. Eran solo dos canciones…

Pero fue al año siguiente, en 1997, cuando salió el LP “P.S. We hate you” (también el Rip Off) y aquello me voló la cabeza. Seguían perfeccionando su técnica de canciones rápidas muy cortas y gritonas, pero además metían (o se distinguían en la producción por primera vez) unas melodías tan facilonas y pegadizas que hacen que este disco se encuentre en el número 1 del ranking de disco más escuchado en mi santa casa.

Por aquel entonces nuestro proyecto Travestis Adoradores de Satán estaba tocando a su fin y yo buscaba formar un nuevo grupo. Toda la mierda que escuchabamos made in Rip Off nos influyó muchísimo y este disco en concreto fue el que nos motivó a tirar para adelante y formar Webelos.  Llegamos incluso a grabar dos versiones suyas en nuestra primera maqueta. Lo cool siempre ha sido hacer versiones de grupos antiguos de Punk y tal, pero nosotros decidimos hacer dos versiones de un grupo tan actual casi como el nuestro. No teníamos ni idea de tocar y la verdad es que hacer versiones era algo difícil, pero en este caso no lo era tanto.

Una de las cualidades que más admiro en el Punk y por las que siempre ando metido en grupos de Punk, es que se trata de una música que es muy sencilla de ejecutar. “Coño, esto puedo hacerlo yo también”. Eso es lo que te motiva a hacer un grupo. Vale que hay grupos de Punk muy buenos y muy complejos (complejos para los Punks no para Emerson Lake and Palmer), como Dead Kennedys por ejemplo, y los respeto y muchos me gustan cantidad, pero en realidad mi debilidad son los grupos del “más sencillo todavía”. Admiro esa desfachatez, eso no saber hacer, a la hora de coger una guitarra y ponerse a tocar dos notas mal tocadas. El Punk nació para eso, para que cualquiera pudiese hacerlo, hartos como estaban a finales de los 70 de virtuosos instrumentistas ocupando todos los escenarios.

Descubrimos que las canciones de Loli, al igual que las Desechables, eran tan simples como las nuestras. Muchas de ellas parecían incluso nuestras, jajaja. Caímos totalmente rendidos ante ambos grupos y nuestro amor siempre será eterno. De hecho no hablo de Desechables, ni de ningún otro grupo español en este artículo porque me han pedido que hable de grupos extranjeros, ya que otros redactores van a hablar muchos de Punk ibérico.

Es curioso, pero si os dais cuenta, cuando vemos las versiones que suelen hacer los grupos Punk que están empezando la inmensa mayoría son de grupos hiper sencillos como los Ramones, que posiblemente sea el grupo más versionado de la historia. Canciones de tres notas, a veces las mismas tres notas en la estrofa y en el estribillo. Bueno, no es curioso, es evidente que la gente vaya a lo fácil cuando está aprendiendo. Pero decía que me parece curioso porque es algo que nos ha pasado también a nosotros. Igual que nosotros hacíamos versiones de los Chones o de Desechables, cantidad de grupos posteriores (casi todos malísimos) me mandaban a mí versiones que hacían de temas nuestros de Webelos. Grupos de España y muchos también sudamericanos. Y claro me resultaba muy llamativo que alguien quisiese hacer una versión de una cosa tan mierdera, jajaja. Pero es la magia que tiene lo fácil, lo inmediato. “Quiero hacerlo y quiero hacerlo ya”. Podría ponerme a filosofar sobre que menos es más y que en realidad las canciones más famosas del mundo son de tres notas porque lo sencillo es lo que bla bla bla, pero eso ya os lo dejo a vosotros.

En 1999 Loli and The Chones se despiden con un LP, de vuelta a Repent, en el que cambian un poco de estilo y se muestran más agresivos, menos melódicos, pero igualmente brillantes. Me encanta el sonido de bajo que le sacan. También es uno de mis discos más queridos, pero he de reconocer que fue el primer LP el que ocupa ese lugar en mi corazón.

Con el tiempo, gracias a la gente del Funtastic, pude verles en directo cuando ya se habían separado hacía 10 años o más. Por desgracia vinieron sin Vince y el sonido no acompañó demasiado, pero al menos pude conocer a Michelle y a Chris y descubrir que encima eran unas personas súper simpáticas. Os quiero chicos.

THE RIP OFFS

https://www.youtube.com/watch?v=FIu9D94z0gI

¿A quién quieres más a papá o a mamá? Es un poco lo que me pasa con Rip Offs y Loli and The Chones. Reconozco que me suelo decantar por Loli tal vez por snobismo. Son un grupo menos conocido, los miembros no son estrellas del Punk underground como lo pueden ser los de Rip Off y, lo más importante, me identifico bastante más con su forma de hacer canciones.

Los Rip Off eran el grupo número 1 en la escena LO FI, el grupo a tener en cuenta, todos los grupos querían ser como ellos y les salían imitadores en todos los países Swindlers (Francia), Steve McQueens (Alemania), Sell Outs (Brasil)…

Greg Lowery, capo del sello Rip Off y miembro de los míticos Supercharger se rodeó de tres colegas de San Francisco que también tenían un nombre y una trayectoria: Shane White que tocaba en los Spoiled Brats y antes en los Fingers junto a su hermano Jason y Jon Von, bastante popular por tocar en uno de los grupos estrella del sello de moda en el Punk Pop (Lookout Records), Mr. T Experience. Después de los Rip Offs todos han seguido engordando su CV, pero sin duda quien se lleva la palma es Greg, tras formar The Infections y posteriormente Zodiac Killers, dos nombres también muy importantes en la escena de finales de los 90 y principios de siglo.

Nosotros también hacíamos versiones de los Rip Offs, pero un poco con trampa. Cuando llegaba la parte del punteo cortábamos. Sin embargo las de Loli las hacíamos tal cual, porque eran casi tan malos tocando como nosotros. Pero, los Rip Offs: estos tíos sabían tocar. Lógicamente si se lo dices a un fan de Iron Maiden te va a decir que no, que su nivel es de parvulario; pero dentro de la escena Punk, estos tíos, aun haciendo canciones bastante sencillas, aportaban ese extra de la experiencia y las tablas y un dominio (al menos hasta cierto punto) de sus instrumentos.

Canciones rápidas con un sonido sucio picando un poco del R’N’R clásico y sin hacerle ascos a las melodías pegadizas de voz, consiguieron una fórmula explosiva, imitada en aquellos años hasta la saciedad. Fue en 1993 cuando se estrenan en formato 7” en el sello de Greg, para después de otro single, sacar al año siguiente su primer y único LP: “The Rip Offs: Got a record”. No solo es uno de los mejores títulos que he visto jamás, si no que el disco, de principio a fin es un pelotazo increíble. Se nota quien compone cada tema según tire más a la melodía o al macarrismo, pero ninguna de las canciones desentona en absoluto en un disco casi perfecto.

Ese mismo año sacaron un single compartido con Teengenerate (otro de los grupos más imitados del género) para vender en su gira conjunta. Año en el que alguien sacó un pirata también en 7” y finalmente se despiden en 1995 con un último 7” para Rip Off records.

Carrera meteórica con un solo LP, como los Sex Pistols.  Creo que es lo ideal en un grupo Punk. Sacar un disco y separarse. Después de todo, todo el mundo va a decir que el primero es el mejor, aunque saques una docena de ellos. Y algo de cierto suele haber en esa afirmación ya que en su primer disco los grupos no solo suenan más frescos si no que aportan sus mejores canciones, las que llevan tocando “toda la vida”. Cuando llega el momento de componer el segundo, surgen las prisas y muchas veces se hacen temas solo por llegar a la docenita o se cogen temas descartados del primer disco.

También tuve ocasión de verles en directo, en un concierto que organizamos nosotros en Madrid. La banda ya estaba separada, pero se reunieron para hacer una gira mundial y, la verdad, sin miedo equivocarme, presencié el mejor concierto que he visto nunca y en el que más he disfrutado. Además, presentamos ese mismo día el recopilatorio tributo a los Rip Offs (The Rip Offs got a tribute) con cantidad de bandas europeas rindiéndoles culto.

SCREAMERS

https://www.youtube.com/watch?v=MdCRcrgX080

Lo que ha pasado con Screamers es algo bastante curioso. 1997, el Punk acababa de nacer y era una moda que asolaba todo Europa y los EEUU. Uno de los centros neurálgicos más importantes, y muchas veces ninguneado en beneficio de Londres o Nueva York, fue sin duda Los Ángeles. Durante esos dos primeros años de Punk, los Screamers empezaron a destacar en L.A. y a ser tenidos muy en cuenta. La formación de Tommy Gear, Tomata du Plenty y Rio de Janeiro, que demostraba un desprecio absoluto hacia las guitarras y contraatacaba con un sintetizador y un piano eléctrico, tenía todas las cartas ganadoras en su mano. Estudiantes de arte, unas pintas exquisitas y una puesta en escena de lo más diabólica y provocativa. Era cuestión de tiempo que el grupo sacase un disco, que nunca llegó, y ocupasen los primeros puestos del Punk norteamericano. Pero la historia se lo negó. La banda se separó antes de editar nada. Hoy su nombre podría estar al lado del de grandes como Misfits, Dead Kennedys, Adolescents o Blag Flag. Pero no fue así.

Aunque para la gente de la escena californiana siguieron siendo muy grandes y respetados un tiempo (Jello Biafra siempre los ha elogiado y citado como unos de sus favoritos, además de haberle influido bastante en su música), en el resto del mundo eran unos completos desconocidos. Y al cabo de un tiempo, los propios californianos acabaron por olvidarles también de ellos.

Y nadie se volvió a acordar de Screamers hasta el 2001, desgraciadamente un años después de que Tomata muriese de sida. Fue cuando salió un CD doble que contenía grabaciones de maquetas y directos, toda una labor de arqueología obra de de Michael Lohrman, el cantante de The Stitches. Cuentan las malas lenguas que Lohrman llegó a vender una copia a los miembros del grupo que aún quedaban con vida. El muy cabrón ni siquiera se lo regaló. A partir de ahí, comenzaron a surgir discos, también piratas, y hasta un vídeo (Target Video), que competían entre ellos por ver cuál tenía peor sonido. Una lástima el que nunca podamos escuchar una grabación decente de estudio de esta banda, que pasó a convertirse en banda de culto de la noche a la mañana.

La verdad es que yo flipé cuando escuché aquel disco. ¿Cómo podía ser que una banda tan acojonante no hubiese sido reivindicada mucho antes? Se trataba del secreto mejor guardado de la costa oeste. Todo un descubrimiento.

A día de hoy se les tiene como uno de los precursores del Synth Punk y su estilo musical, desquiciado, paranoico, con esos pianos abstractos y esos ambientes como de película de terror (cuando la protagonista, ensangrentada, corre para salvar su vida en un garaje subterráneo desértico), ha influido a cantidad de bandas de nuestros días. Gente como Komplikations, Le Face, Subtonix, Sex Crime, o a nosotros mismos cuando formamos Grupo Sub-1.

Algo parecido pasó también en España con los canarios Familia Real. De sacar un solo single en el 82, que pasó completamente desapercibido, han pasado, a día de hoy, a ser un grupo de culto y a influir a bastantes grupos de las nuevas hornadas del Punk Ibérico.

 

Continúa en:

SIETE REFERENCIAS DE PUNK INTERNACIONAL— POR DANI MUGRETONE

Segunda parte.