EL ROCK URBANO PARA MARIANO MUNIESA Y ROBERTEZ MOTOCICLÓN

ESPECIALES Publicado por

Ángeles Rodríguez (1900-1993), “la Abuela Rockera”, se aficionó al «heavy» cuando ya tenía nietos. No se perdió un concierto de AC/DC en la Canciller, fue portada de un disco y cuenta con su propia estatua en Puente de Vallecas.

Charlamos con dos veteranos de la escena: por un lado, Mariano Muniesa, periodista musical vinculado a revistas especializadas como “Kerrang!”, “Heavy Rock” o “Rock Hard”, autor de Barón Rojo. “La leyenda del heavy metal español” (Quarentena, 2013) y locutor del mítico espacio radiofónico “Rock Star”. Por otro, el gran Robertez, carismático vocalista de Motociclón, apodados por la prensa como “los últimos héroes del extrarradio” madrileño. 

¡SOMOS DEL ROCK!: RECUERDOS DEL ROCK URBANO 

MUNIESA: Lo que desde hace ya bastante tiempo se conoce como rock urbano, o más recientemente, como rock estatal, es para mí uno de los estilos más propios, característicos y singulares del rock español -tan solo quizá en México o Argentina exista un tipo de rock más o menos similar al rock urbano español- y su origen está en el nacimiento de la escena del Hard Rock de los 70 en el centro fundamentalmente en Madrid.

ROBERTEZ: En 1982, yo tenía 10 años. Hasta poco antes, la música que escuchaban los niños de mi generación (Parchís, Enrique y Ana, etc…) me parecía una mierda. Un mojón que te pés. Hasta que mi vecino Agustín, un año mayor que yo, me convidó a su kerfo para enseñarme el peazo de tocadiscos que le habían comprado y pinchó el Rock and Ríos (1982). Me puso Banzai y pensé “esto sí que mola, y no la mierda que cantan mis primos y las niñas del cole”. En ése momento, el Agus me dijo “tráeme una cinta y te grabo grupos de rock”. Cuando puse la cinta flipé: abría con el I Love It Loud de Kiss, y después, AC/DC, Scorpions, Krokus…. Y los que se convirtieron en uno de mis grupos favoritos, los Barón Rojo.

Barón Rojo – Los Rockeros Van Al Infierno (1981)

MUNIESA: Los primeros grupos de rock duro surgidos en la capital a comienzos de los 70, con independencia de la orientación que tomasen o del estilo que practicaran, tenían como elemento común y hasta donde la censura franquista les permitía, mostrar en sus letras una fuerte carga de crítica política y social a la España de los 70. La lucha por el cambio, por la libertad, por dejar atrás el franquismo era una reivindicación de todo el rock español, que coincidía en esto con el movimiento de los cantautores, máxime al ser el rock en España en aquellos años un estilo de música propio de los jóvenes de clase obrera, de clase trabajadora, muy golpeados por la falta de oportunidades, de futuro, y por la represión policial. La conciencia de clase era por tanto otro elemento característico de ese mensaje de descontento que reflejaban grupos como Ñu en canciones como Volando En Sociedad o Cuentos de Ayer y de Hoy, Asfalto en Ser Urbano o Días de Escuela, Topo en Mis Amigos Donde Estarán, Red Box en Ira Roja, Cucharada en Social Peligrosidad o Coz en Leche En Polvo.

ROBERTEZ: A mi otro grupo favorito, Obús, los descubrí montando en bici, con los colegas del barrio. Y suya fue, la primera cinta original que me compraron (aquí lo cuento). En aquellos años, tanto dentro de la cuadrilla de mi calle como como la de mi clase, nos juntábamos un cerro de heavies y nos grabábamos cintas, algunas registradas poniendo un radiocasete frente al otro lo que hacía que se “colaran” factores externos. Yo tenía una cinta de los Judas que aparecían los ladridos esporádicos del perro de mis amigos “Los Gemelos” y otra en la que salía mi abuela discutiendo con mi madre…

De todos los grupos que formaban parte de nuestras grabaciones caseras, con los que más conectábamos eran con los Leño, Asfalto, Topo; los ya mencionados Barón y Obús…. Y es que tanto las bandas consideradas desde el punto purista “más rock urbano” como las más heavies, para nosotros eran, en el fondo, lo mismo. Rock duro. Rock cañero que contaba historias humanas, cercanas. Historias nuestras, muy lejos de la superficialidad de la emergente Movida Madrileña.

Leño – Este Madrid (en directo, 1983)

MUNIESA: Partiendo de esa base musical, Leño añadieron un componente sonoro no lejano del punk y unas letras que mantienen esa crítica a la situación de la sociedad (Sodoma y Chabola, Este Madrid) pero desde una cercanía a la cotidianeidad de la vida diaria, logrando una complicidad y una identificación muy grande con sus seguidores. Fueron un grupo pionero, una referencia ineludible de lo que hoy se conoce como rock urbano, cuyo peculiar estilo va a crear toda una escuela cuyos alumnos más aventajados serán sin duda los navarros Barricada, quienes junto a otros grupos vascos como los donostiarras Leize o Kalean reflejaron en sus letras la convulsa sociedad vasca de los años de plomo, el paro, las luchas obreras, la heroína y la represión policial. Despues, y siguiendo ese patrón, Boikot, Porretas, Reincidentes, De-sastre, Sublevados y muchísimos grupos más tomarán el testigo de ese rock urbano reivindicativo y apegado a la realidad de la calle, que se ha convertido en toda una seña de identidad de la cultura popular contemporánea en nuestro país.

Barricada en el homenaje a Tierno Galván (Madrid, 1986)

ROBERTEZ: A veces me jode porque parece que en la primera mitad de los ochenta no existía otra cosa que no fuera La movida, cuando hay grupos que aportaron muchísima más calidad musical, lírica y social, que los entonces “abanderados del modernismo”. Al igual que el Rock urbano, como expresión artística, el heavy de aquí tampoco tuvo representantes en ninguna otra escena internacional, haciéndolo mucho más auténtico y más nuestro. Grupos como los citados Obús y Barón, los enormes Banzai o Santa (el primer conjunto metalero con chica al frente) no tuvieron homónimo alguno (quizá los argentinos V8, poco más), sino que sirvieron de influencia a innumerables grupos de América Latina.